Ermita de San José de Ontur

La Ermita de San José es un edificio muy querido por los ontureños que se construyó con las aportaciones de todo el pueblo, entre los años 1985 y 1988, sobre el terreno de una antigua ermita pequeña y deteriorada. Fue inaugurada en abril de 1990.

Con la construcción de la Ermita se pretendía recoger en ella los elementos que estaban en la antigua iglesia parroquial y que no tenían cabida en la nueva. Está situada en una pequeña elevación, que constituye por sí mismo un mirador. Esta ubicación la convierte en un punto de referencia emblemático de Ontur, ya que es visible a lo lejos y desde ella se divisa todo el territorio circundante.

Actualmente es lugar de culto en algunas celebraciones, como Semana Santa, San Isidro y “las flores de mayo”, y hace las veces de museo religiosos. En su interior se conservan las principales obras escultóricas de Clemente Cantos, obras del tallista hellinero Rafael Millán, un cuadro del pintor murciano Muñoz Barberán y numerosos objetos e imágenes del siglo XVIII procedentes de la antigua iglesia parroquial.

La visita a la Ermita es un buen momento para conocer un poco mejor la figura de Clemente Cantos, un reconocido y poco conocido artista ortureño. El escultor nació en Ontur en 1893, y murió en Murcia 1955. Desde muy joven trabajó en los talleres de marmolistas de Espinardo y tallaba figuras, rostros y manos a cambio de comida, con la que ayudaba al sustento familiar. Aprendió a dibujar y modelar en la Sociedad Económica de Amigos del País y en el Círculo de Bellas Artes, y la práctica del oficio la adquirió en el taller de Anastasio Martínez, donde se encontraba José Planes, con quien mantuvo una gran amistad que duró toda la vida. También entablo una profunda amistad con Antonio Garrigós con quien fundó la empresa "Los Bellos Oficios de Levante", donde trabajó hasta su separación en 1923.

En la posguerra colaboró en el taller del escultor Juan González Moreno, y tanto en el taller como en la Escuelas de Artes y Oficios ejerció de profesor. Su obra escultórica conservada es muy escasa, entre ellas destaca la Virgen de las Angustias que realizó para su pueblo. En la Ermita, y durante la visita, se pueden contemplar otras obras de Clemente Cantos, como el grupo escultórico de la Virgen de los Dolores, la imagen de Jesús Nazareno o La Soledad, también atribuida al escultor ontureño.