Noticias

El pasado mes de abril nacía la Asociación Cultural Arciprestazgo Campos de Hellín, al amparo del propio Arciprestazgo y como instrumento del mismo para realizar actuaciones para fomentar el conocimiento y la relación de todos sus componentes, para mayor comunicación y mejor convivencia entre las personas y los pueblos.

Así lo explicaba en la mañana del miércoles Alfredo Tolín, arcipreste y presidente de la asociación, acompañado del también sacerdote Antonio García Ramírez, Rami, y de Rafael Marín, uno de los seglares que forman parte de este colectivo.

Alfredo Tolín recordó que el Obispado de Albacete, como el resto de la Iglesia Católica, divide su territorio en zonas y arciprestazgos. Uno de esos es el antiguo arciprestazgo de Hellín, que desde hace unos meses se denomina oficialmente “Campos de Hellín”, al coincidir su delimitación con la comarcal.

Explicaba que dado el importante patrimonio histórico-artístico religioso que posee esta zona, se ha considerado como un objetivo preferente su utilización para conseguir esos objetivos marcados para el arciprestazgo, el fomento del conocimiento y la unidad entre las parroquias. Para que esto sea más operativo, manifestó, se ha impulsado la creación de una asociación cultural civil que, junto al obispado, sea la encargada de llevar a cabo estas acciones.

Los objetivos de esta asociación son los de difundir el patrimonio histórico y artístico de carácter religioso, realizar actividades de carácter socio-cultural en la comarca, promover la correcta conservación y restauración del patrimonio religioso y gestionar una página web oficial, publicaciones propias y redes sociales relacionadas con todos estos fines.

Concretando, la asociación se ha propuesto, como actuación principal, realizar periódicamente una gran exposición de arte religioso que de a conocer el patrimonio comarcal religioso y haga alguna restauración del mismo para su conservación, al modo de las que anualmente organiza la Junta de Castilla y León bajo la denominación de “Edades del hombre”.

No se tratará, según explicó, de una exposición, sino de una serie de exposiciones temáticas bajo la marca “Campos y Caminos”, donde “campos” son los de nuestra comarca y “caminos” las perspectivas y orientaciones que la recorren, como “las múltiples riquezas que ha marcado la fe cristiana en nuestra comarca”, apuntó.

Antes de que finalice 2016 se realizará la primera exposición, en el MUSS, cuyo título será “Raíces”. Una exposición en la que ya se está trabajando desde hace varios meses y que pretende presentar, de manera sintética, las raíces que en nuestra comarca han originado y formado el cristianismo a lo largo de su historia.

Una exposición en la que se alternarán paneles interpretativos y fotográficos, y elementos audiovisuales con una muestra de objetos, cuadros e imágenes religiosas, muchas de ellas desconocidas para el gran público.

Una muestra en la que se le otorgará mucha importancia al montaje, “para que partiendo del ver y conocer se llegue a valorar, ilusionar e incluso emocionar”, explicaba el arcipreste, “se trata de crear un ambiente y un relato que afecte a la persona que visita la exposición para lograr algo más que su información”.

La exposición pretende estar lista para mediados del mes de octubre y estaría más o menos un mes montada en el Museo de Semana Santa de Hellín, aunque no se descarta que después pueda itinerar por otras poblaciones y espacios. Se compondrá de cuatro áreas temáticas: el desierto y la ciudad, un largo invierno, despiertan las raíces y la devoción popular, concluyó.

Las Hermanas Misioneras de la Caridad y la Providencia daban inicio al VIII Capítulo General con una Eucaristía celebrada el pasado 15 de agosto en la Casa Madre de esta Congregación, sita en Hellín, presidida por el obispo de la Diócesis, D. Ciriaco Benavente, y concelebrada por el capellan de las Hermanas, D. Gabriel Zerbo y el párroco de San Roque, Antonio Ramirez.

Durante la primera sesión del Capítulo se elegía al nuevo Consejo General que guiará por seis años a la Congregación, y las sesiones posteriores estarán dedicadas a las memorias del sexenio anterior, la revisión de documentos y la realización del material congregacional y la programación del sexenio 2016-2022.

El consejo, elegido en el día en que se celebraba la fiesta de la Asunción de Maria estará encabezado por la Hermana Digna Canales Sevilla, que será la superiora General. La Hna. Ana Mercedes Montenegro ostentará la Vicaria General, mientras que las Hermanas Nidia Azucena Cisneros Durietz, Yuli Cubilla Morales, y Luz Marina Cruz Ramos serán la secretaria general y las consejeras de Ecpnomía y Estudio y Formación, respectivamente.

La Guardia Civil ha intervenido en un domicilio de Bullas cerca de 10.000 piezas de valor histórico y cultural, entre ellas un ejemplar único de un libro de salmos manuscrito de finales del siglo XIV y documentación del Ayuntamiento de Hellín, y ha detenido al propietario de la mismas.

En el marco de la operación "Lignum", los agentes también se han intervenido 4.000 piezas arqueológicas, 5.000 monedas de diversas épocas y culturas, más de 150 objetos religiosos, 100 restos paleontológicos y etnográficos, 40 obras pictóricas y una treintena de legajos y documentación bibliográfica desde el siglo XVI hasta el siglo XIX.

La investigación se inició el pasado año, cuando Guardia Civil tuvo conocimiento de que el detenido coleccionaba todo tipo de objetos antiguos, muchos de los cuales podían pertenecer al Patrimonio Histórico Español. La detención se producía en marzo pasado, así como la incautación, aunque se ha dado a conocer ahora tras realizar las primeras tareas de inventariado.

Las investigaciones permitieron a los agentes conocer que en su domicilio podía encontrarse una obra pictórica (el retrato del Arzobispo de Valladolid, Antonio García y García), que la Congregación de las Carmelitas Descalzas de Tordesillas (Valladolid) había donado a la Iglesia Nuestra Señora del Rosario de Bullas, a través del citado coleccionista y que nunca había llegado a su destino.

Esta información permitió conocer a los investigadores una serie de pérdidas o expolios de bienes integrantes del Patrimonio Histórico Español en la propia parroquia de Bullas y en otros organismos e instituciones de la comarca del Noroeste de Murcia.

Una vez recabada toda la información se pudo relacionar al sospechoso con la tenencia de numerosos objetos de incalculable valor histórico y artístico por lo que los agentes con el apoyo de expertos y técnicos del Servicio de Patrimonio Histórico de la Comunidad Autónoma procedieron al registro de su domicilio.

En el interior de la vivienda los agentes pudieron encontrar numerosos objetos entre los que se encontraban más de 4.000 piezas arqueológicas, 5.000 monedas de diversas épocas y culturas, más de 150 objetos religiosos, 100 restos paleontológicos y etnográficos, 40 obras pictóricas y una treintena de legajos y documentación bibliográfica que abarcaría desde el siglo XVI hasta el siglo XIX, pertenecientes a los ayuntamientos de Caravaca de la Cruz, Cehegín, Bullas, Calasparra y del municipio de Hellín, además de documentación generada por algunos juzgados de la Comunidad Valenciana durante el siglo XIX.

Entre los objetos incautados se encuentran obras pictóricas de carácter religioso y civil datadas en los siglos XIX y XX, importante documentación bibliográfica de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX, tales como libros bautismales, de nacimientos, matrimonios y testamentos de la localidad de Bullas, objetos religiosos (relicarios, estandartes, imaginería, custodias, cálices y un Lignum Crucis), además de elementos procedentes de yacimientos arqueológicos de la comarca del Noroeste murciano como monedas, recipientes cerámicos, restos arquitectónicos y escultóricos con una cronología que iría desde la etapa del Bronce Final, hasta la Época Contemporánea.

También se intervinieron enseres de hogar y mobiliario procedente de casas señoriales de la zona. Fruto de las pesquisas practicadas por la Guardia Civil, en el último de los registros realizados en el domicilio de la persona investigada, se halló, en un doble fondo, una colección importante de monedas antiguas, así como gran cantidad de alhajas presumiblemente pertenecientes a la patrona de Bullas, Nuestra Señora del Rosario, que fueron donadas altruistamente por los parroquianos.

Los objetos incautados han depositados y puestos a disposición del Servicio de Patrimonio Histórico de la comunidad autónoma. La investigación continúa abierta por lo que no se descartan nuevas detenciones.

Lo habitual en estos casos es que se realice un inventario de todos los objetos recuperados para tratar de determinar su procedencia. Cuando éste sea público, serán las autoridades murcianas las encargadas de comunicar y devolver dichas piezas a las instituciones propietarias.